jueves, 22 de octubre de 2015

Programación del Festival Tepaneca de Narración Oral 2015


Viernes 23 de octubre, 18:00-19:00 h.
Jardín Emma Godoy, Av. Cuitláhuac s/n (frente a la Parroquia de San Juan Evangelista)
Conferencia: Tradiciones del Día de Muertos en Azcapotzalco. José Antonio Urdapilleta

Sábado 24 de octubre, 14:00-15:00 h.
Quiosco de San Miguel Amantla. Dirección: Calle Morelos s/n (frente a la Primaria Francisco Javier Mina), Col. San Miguel Amantla.
Narradores: Yunuen Márquez, Ma Rocío López, Ma Elena Cano, Sara Rodríguez, Guadalupe Almaráz.

Domingo 25 de octubre, 14:00-15:00 h.
Quiosco de San Pedro Xalpa. Dirección: Calle Miguel Hidalgo s/n. San Pedro Xalpa Pueblo.
Narradores: María Luis Rivera, Ricardo Molinero, Emmanuel Bonilla, Rafael Hernández.

Lunes 26 de octubre, 16:00-17:00 h.
Casa de Cultura Morelos. Dirección: Calle Morelos # 10, Col. Santiago Ahuizotla.
Narradoras: Rosa Elena Helguera, Alma Rosa Pierres, Dolores Pascacio, Guadalupe Ramírez, Patricia de la Guardia, Emmanuel Bonilla.

Jueves 29 de octubre, 19:00-20:00 h.
Casa de Cultura de Azcapotzalco. Dirección: Av. Azcapotzalco # 607. Col. Azcapotzalco Centro.
Narradores: Yazmira Ramírez Odgers, Estela Garnica, Emmanuel Bonilla, Leticia Tlatilpa, Selene de la Cruz, Adriana Guido, Lucía Reyna, Esmeralda Guerrero.

Viernes 30 de octubre, 16:00-18:00 h.
Recorrido de leyendas con Rondalla.
Salida: Atrio de la Parroquia de los Apóstoles Felipe y Santiago. Dirección: Av. Azcapotzalco # 609. Col. Azcapotzalco Centro.
Narradores: José Antonio Urdapilleta, Gustavo Aquino Domínguez, Ricardo Molinero, Rafael Hernández.
Sábado 31 de octubre, 18:30-18:00 h.
Panteón de San Juan Tlihuaca. Dirección: Calle Federico Gamboa s/n. San Juan Tlihuaca Pueblo.
Performance: La danza de las ánimas. Ricardo molinero y Sandra Hernández.

Sábado 31 de octubre, 19:00-20:00 h.
Panteón de San Juan Tlihuaca. Dirección: Calle Federico Gamboa s/n. San Juan Tlihuaca Pueblo.
Narradores: José Antonio Urdapilleta, Ricardo Molinero, Estela Garnica.

Sábado 31 de octubre, 20:00-20:30 h.
Panteón de San Juan Tlihuaca. Dirección: Calle Federico Gamboa s/n. San Juan Tlihuaca Pueblo.
El aullido de la Llorona. Representación escénica. Lia Membrillo.

Domingo 1 de noviembre, 12:00-14:00 h.
Parque de la China. Ignacio Allende esquina Av. Clavería, Col. Clavería.
Narradores: José Antonio Urdapilleta, Alejandra Pizarnik, Rafael Hernández, Yunuen Márquez, Ma Rocío López, Ma Elena Cano, Sara Rodríguez, Guadalupe Almaráz

Domingo 1 de noviembre, 17:00-17:15 h.
Jardín Hidalgo. Av. Miguel Hidalgo y Av. Azcapotzalco s/n, Azcapotzalco Centro.
Performance: La danza de las ánimas. Ricardo molinero y Sandra Hernández.

Domingo 1 de noviembre, 17:15-19:00 h.
Jardín Hidalgo. Av. Miguel Hidalgo y Av. Azcapotzalco s/n, Azcapotzalco Centro.
Narradores: Mari Tony Córdova, Elia Sánchez, Obdulia Manríquez, Graciela Rojas, Yunuen Márquez, Ma Rocío López, Ma Elena Cano, Sara Rodríguez, Guadalupe Almaráz

Domingo 1 de noviembre, 19:00-20:00 h.
Casa de Cultura de Azcapotzalco. Dirección: Av. Azcapotzalco # 607. Col. Azcapotzalco Centro.
Narradores: Caroline Mantoy, Bertha Ortega, Ricardo Molinero, Rafael Hernández.

Domingo 1 de noviembre, 20:00-21:00 h.
Camellón de la Av. Camarones.
Narradores: Caroline Mantoy, Bertha Ortega, Ricardo Molinero, Rafael Hernández.

Lunes 2 de noviembre, 18:45-19:00 h.
Atrio de la Iglesia de San Lucas. Calle San Lucas. Col. El Recreo.
Performance: La danza de las ánimas. Ricardo Molinero y Sandra Hernández.

Lunes 2 de noviembre, 19:00-20:00 h.
Marcha ceremonial desde el Atrio de la Iglesia de San Lucas hasta la Explanada Delegacional.

jueves, 24 de septiembre de 2015

Festival Tepaneca de Narración Oral

Después de muchos años de picar piedra, por fin logramos concretar un primer evento los narradores en tierras chintololas:

domingo, 6 de septiembre de 2015

Los tlahtoque activos en las festividades de nuestra ciudad


Participación de Azcapotzalco en la Fiesta de las Cultura Indígenas,
Pueblos y Barrios Originarios de la Ciudad de México 2015.

Ánimas sin cabeza

En San Martín la gente comenta que en la calle Puente de Guerra, efectivamente hubo un puente de madera donde se libró una de las últimas batallas de la Guerra de Independencia. En este lugar, pero en la época de la Revolución Mexicana, durante un enfrentamiento armado quedaron muertos decenas de cuerpos. Se sabe que estos cuerpos se enterraron en una fosa común dentro del panteón de San Martín. Años después la fosa fue abierta, pero sólo se encontraron los huesos del cuerpo, como costillares, fémures y huesos largos, pero de las cabezas nada había. Por eso los oriundos del pueblo dicen que debes cuidarte el día de Todos Santos, porque se te puede aparecer un ánima que busca una cabeza para acomodarla en su tronco, y esa cabeza puede ser la tuya.

El Panteón de San José en el Pueblo de San Martín Xochináhuac

El Sr. Hilario Arellano, miembro del comité de vecinos de San Martín para el cuidado de panteón, cuenta que hace algunos años enterraron a un bebé con síndrome de Down, al sepelio asistieron muchas  personas, porque la familia era de las más queridas en la comunidad. Tres días después del entierro, se empezó a escucharon a la media noche que alguien subía por las escaleras al piso superior donde ellos se encontraban. Desde las ventanas de las casas aledañas, los vecios oyeron al niño que lloraba afligido. Esa noche nadie pudo dormir por miedo al bebé llorón. Los días siguientes se mandaron rezar varios rosarios, para apaciguar el espíritu infantil y así dejó de aparecerse con sus llantos.

Otro relato del Sr. Hilario, es que cierto día entró al cementerio una muchacha muy bonita; pasó para acarrear agua con una cubeta de metal. En esa ocasión, estaban los hermanos Ramón y Pedro Álvarez, vecinos prominentes de San Martín, que también vieron a la muchacha. Era tan bonita la visión, que don Pedro fue a ver hacia donde se dirigía la joven. La siguió con la vista entre las tumbas y como se tardó bastante para regresar, decidió ir a investigar. Cuando lo hizo, no encontró a la mujer. Luego de un rato, volvieron a verla pasar de regreso y don Pedro se ofreció a seguirla, pero tras un largo rato de espera, volvió con la noticia de que no había nadie. Alguien consejo que se rezara un rosario porque seguramente era un difunto al que nadie venía para limpiar su tumba y colocarle flores.

Las ánimas del Panteón de San Martín Xochináhuac (Panteón San José)

El Sr. Pedro Álvarez (QEPD) relataba que el Panteón de San José, en el pueblo de San Martín Xochináhuac, empieza a funcionar con el entierro del primer párroco del pueblo. Se desconoce el año y el nombre del difunto, pero se sabe que fue enterrado a flor de tierra (sin fosa profunda) y que era una persona muy alta, porque el catafalco de cemento construido sobre el cuerpo del párroco es muy grande, mayor a las dimensiones de una fosa normal. Los vecinos del lugar dicen que quien se sienta en el túmulo, siente la sangre helada y le duelen las coyunturas. Del mismo cementerio se cuenta que desde la sección de niños, por las noches se escucha gran alboroto, como si se tratara de una fiesta; se escuchaba que juegan, ríen, brincan. La mayoría de las veces esto sucede de noche, aunque a veces también ocurre al medio día. Desafortunadamente también se escucha uno que otro niño que llora desconsolado y grita pidiendo a su mamá, pero esto era raro, porque la mayoría de los gritos son de felicidad, como los de niños vivos.


El ánima del Panteón de San Pedro Xalpa

Cuentan los vecinos que viven frente al panteón de San Pedro Xalpa que ciertas noches de luna llena, del interior del camposanto se aparece un niño en triciclo. El pequeño abre la pesada puerta de metal y se sube a un triciclo de color rojo, el que pedalea con fuerza su para alejarse por la calle de Francisco Javier Mina, para cruzar la vía principal y alcanzar el panteón San Isidro, que está enfrente. Unos dicen que se va a jugar con otras ánimas de éste lugar, otros aseguran que va en busca de sus padres que allí están enterrados. Hay quien afirma que al amanecer del siguiente día, el niño pequeño regresa al panteón de San Pedro para seguir descansando; cuando algún temerario intenta seguirlo, el ánima del niñito se pierde entre las tumbas.